5 de diciembre de 2017

Cuatro décadas de cambios en el voluntariado

Está empezando a surgir un concepto de Voluntariado como forma de comportamiento social más que como una categoría de persona: el “voluntario”. Se considera que la relación recíproca que sustenta esta conducta, genera beneficios tanto para los voluntarios como para los “beneficiarios”. Este concepto tendrá importantes consecuencias para las políticas centradas en la promoción y el fortalecimiento de las diversas formas de acción voluntaria.

Asimismo, está comenzando a influir en los debates sobre la inclusión social puesto que el voluntariado ha pasado a ser una vía para escapar de la exclusión, los voluntarios son más importantes de lo que ellos mismos se piensan, y no son conscientes en muchos casos de lo mucho que aportan a las personas con discapacidad. En nuestra Asociación el voluntariado brinda el espacio que permite a las personas desempeñar un papel más pleno y satisfactorio en la vida y en comunidad.

Este nuevo concepto de Voluntariado, hoy en día es un logro de la sociedad, pero hay que mirar hacia atrás para saber de donde veníamos y en lo que nos hemos convertido, y lo más importante a donde queremos ir. Para ello haremos una retrospectiva de 40 años en la historia del voluntariado de AFAS en diferentes campos:

Número de Voluntarios

Los primeros voluntarios de nuestra Asociación eran las propias familias, o incluso los trabajadores, poco a poco se fue sumando más gente para  ser voluntario, movidos por las grandes dificultades que estas personas y sus familias tenian en aquella época.

En el año 2007 AFAS contaba en sus filas con 10 voluntarios, y el perfil eran personas mayores y con una escasa formación. En esta última decada se han incrementado el número de voluntarios pasando a los 120, que tenemos repartidos entre Tomelloso, Alcázar de San Juan y La Solana.

La formación específica sobre discapacidad, y los derechos y deberes del voluntariado, han sido clave de cambio. Nuestra entidad, junto con Plena Inclusión Castilla-La Mancha y la Plataforma de Voluntariado de España se han volcado en estas acciones formativas.

Grupos reducidos y de amigos

En los primeros años de inicio las salidas de ocio se hacían en los salones parroquiales y solo para las personas con discapacidad, no se salía a la comunidad. Hace 10 años los voluntarios salían junto a los profesionales en grupos muy numerosos de 30 personas, y al llegar al bar llenábamos todas las mesas, solo con muestra presencia. Hoy en día, afortunadamente, eso ha cambiado y se hacen grupos de amig@s de 4-6 personas con las mismas afinidades, pasando totalmente desapercibidos y apoyados por 1 o 2 voluntarios.

Ocio personalizado e Inclusivo

La manera de hacer ocio, era muy general, las opciones de ocio eran pocas y no se personalizaban según los intereses. Ahora, el tipo de ocio se ha transformado,  el apoyo del voluntariado ha hecho que el ocio se pueda hacer en la comunidad y que pueda participar todo el mundo; eso nos encamina hacia la verdadera inclusión social.

Otro aspecto que ha cambiado en esta última década es la elección del Ocio de la persona con discapacidad. Antiguamente las personas con discapacidad no elegían el ocio, y salidas de ocio era el ir a un bar todos juntos y solo los fines de semana. En la actualidad el ocio se ha trasladado a todos los días de la semana, y se basa en los interés de las personas que es lo que más les gusta, si biblioteca, deporte, cine, visitas culturales, teatro, salidas de ocio, conciertos, golf, atletismo, rutas de senderismo, etc.

Apoyo individualizado

El voluntariado antes contaba poco para la Asociación, o para la persona con discapacidad; afortunadamente se ha visto la repercusión que tienen los voluntarios en las personas con discapacidad, y hoy en día, el voluntario apoya a la persona con discapacidad de manera individualizada. Algunos voluntarios se han convertido en referentes para las personas con discapacidad y forman parte de Plan de Apoyo Individualizado (PIA) pudiendo contribuir y aportar para mejorar la calidad de vida de la persona que apoya.

Reconocimiento a los voluntarios

En los inicios no se les daba la importancia necesaria a los voluntarios, no se les agradecía su esfuerzo y no tenian reconocimiento público. En la actualidad a los voluntarios de nuestra entidad se les reconoce y se les agradece sus acciones y el valor social que aportan. Este año 2017 han sido premiados por el apoyo hacia las personas mayores con discapacidad por el Ayuntamiento de Tomelloso, y a nivel nacional por Plena Inclusión España al tener que exponer una Buena Práctica en el III Congreso Estatal de Voluntariado, síntoma que se están haciendo bien las cosas.

Perspectiva de futuro

Como comentaba en la introducción hay un proceso de transformación y evolución que persigue una mayor confianza, un sentimiento más profundo de realización personal y nuevas aspiraciones profesionales. Dada la importancia que AFAS le da al Voluntariado, un importante reto sería la vinculación de las personas con discapacidad en el mundo del voluntariado contribuyendo a superar los estereotipos y a modificar las percepciones en relación con lo que las personas con discapacidad pueden y no pueden hacer. Para que las sociedades logren la inclusión social, todos sus miembros deben sentir que realizan una contribución útil.

Las personas con discapacidad sufren a menudo la exclusión social debido al desconocimiento y prejuicios existentes. La idea del voluntariado como actividad caritativa o relacionada con la acción de “dar” que prevalece en el mundo desarrollado refuerza esta actitud. El voluntariado tiene también un problema de imagen para muchas personas que creen que tener discapacidad les imposibilitan para las actividades de voluntariado.

El camino que vamos a emprender en los proximos años va encaminado hacia una consolidación y mayor transformación del voluntariado, ya que tiene que ser aún más referente y comprometido con las personas con discapacidad, para ello iniciamos un nuevo plan que se esta elaborando entre los profesionales y los voluntarios y que verá la luz en 2018, con directrices muy claras y encaminadas a que el voluntario y la persona con discapacidad se conviertan en una relación de verdadera amistad, donde haya una reciprocidad y una igualdad entre ambas partes, donde compartan sentimientos, complicidades, alegrías, tristezas, y ambos se necesiten.

Necesitamos un mayor compromiso por parte de las personas voluntarias con AFAS, porque son parte esencial de esta Asociación y sin ellos la calidad de vida de las personas con discapacidad quedaría mermada.

En este 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntariado, quiero desear a todos los voluntarios de AFAS felicidades, por estos años de éxito, y por los muchos años que quedan por conquistar. Hoy podemos decir muy orgullosos que son los mejores voluntarios que podríamos tener y que esperamos mucho de ellos. Por todo ello, vuestro coordinador quería agradeceros públicamente vuestro esfuerzo y vuestra dedicación.

#GRACIAS